Cómo mantener tus muebles de madera
Los muebles de madera natural y maciza son excelentes para formar del mobiliario de la casa, sobretodo del salón o comedor. Se trata de muebles que combinan a la perfección con cualquier tipo de estilo decorativo por lo que no tendrás problemas a la hora de colocarlos en cualquier zona de la casa.

Para ello es importante que los cuides correctamente para conservarlos en perfecto estado y como nuevos.

Consejos limpiar la madera

En el caso de que tengas algún que otro mueble de madera natural es importante que evites en todo momento el usar productos de limpieza que sean agresivos. Lo más aconsejable a la hora eliminar el polvo es usar un paño suave junto con algún producto específico para limpiar la madera.

A la hora de aplicar dicho producto es mejor hacerlo sobre el paño y acto seguido pasar el mismo por toda la superficie para terminar con el polvo. Además de dicha limpieza, es aconsejable aplicar dos veces al año una buena capa de cera. De esta forma consigues proteger a la madera y evitar posibles daños con el paso del tiempo.

Cómo mantener tus muebles de madera

Recuperar el brillo

En muchas ocasiones los muebles van perdiendo el brillo que tenían al principio y ya no lucen de la misma manera que antes. Sin embargo con el siguiente remedio casero no tendrás problema para volver a recuperar el brillo de tu mueble de madera favorito.

Coge un bol y añade a partes iguales un poco de alcohol, aceite de linaza y limón. Aplica un poco de dicha mezcla con la ayuda de un esponja y acto seguido seca bien con un paño suave conseguir de nuevo que el mueble tenga brillo.

Reparar arañazos

Con el paso del tiempo es normal que los muebles sufran algunos daños como es el caso de arañazos o manchas. Para ello puedes coger un diente de ajo y frotar fuertemente la superficie dañada. Acto seguido pasa un poco de papel de lija y el arañazo habrá desaparecido.

En el caso de que el mueble tenga algún tipo de mancha provocada por los cercos de los vasos, coge un lija muy fina y frota la zona en cuestión. Coge un paño con aceite de oliva y frota. Para terminar debes secar toda la superficie con un paño suave.

Gracias a todos estos remedios y consejos podrás volver a tener tus muebles de madera en perfecto estado y como nuevos.