Mantener un jardín con macetas
Las plantas son uno de los elementos que más adornan nuestro hogar, siempre y cuando las cuidemos como es debido. Lo cierto es que hay personas que tienen más facilidad que otras para mantener las plantas en perfecto estado. Si eres como yo, seguro que agradeces conocer algunos trucos para cuidar tus flores, así que coge lápiz y papel y toma nota de estas sugerencias.

Generalmente es muy frecuente plantar nuestras flores o vegetales en macetas, sin embargo debes saber que no siempre es aconsejable hacerlo así. Algunas plantas tienen un crecimiento más lento, por lo tanto puede ser una buena opción optar por un maceta. No obstante, existen otras cuyas raíces tienen un crecimiento mucho más rápido, lo que supone una importante limitación que termina por perjudicar la salud de nuestra planta.

El material de la maceta también es muy importante para garantizar el mejor estado de salud de nuestras plantas. Las macetas de plástico son más económicas, pero también poco resistentes a las inclemencias climáticas. Esto quiere decir que tanto el exceso de sol como el frío terminan por perjudicar a la planta. Las clásicas macetas de barro o terracota pueden ser más prácticas, la única pega es que su peso dificulta su traslado.

En cualquier caso este tipo de macetas son otra alternativa interesante, siempre y cuando te acuerdes de procurar un drenaje de agua correcto para que la planta absorba tan sólo la cantidad necesaria, pero sin que llegue a resultar excesiva. Por supuesto no te olvides de que tu maceta tenga las aberturas suficientes en su base, coloca piedras o grava en el fondo antes de echar la tierra.

Recuerda que la tierra que utilices debe ser apta para cualquier tipo de macetas, ya que la del suelo contiene una mayor cantidad de arcilla que supone un serio inconveniente para garantizar la correcta hidratación de tus plantas, sobre todo si están plantadas en una maceta.