Mantenimiento correcto de los radiadores
Como en artículos anteriores te invito a conocer las claves que necesitas saber para limpiar correctamente los radiadores de tu hogar y que estén en perfectas condiciones, ya que como sucede en la mayoría de los hogares es uno de los rincones más olvidados y de los que menos nos preocupamos, hasta que llega el día es que dejan de funcionar y es entonces cuando nos damos cuenta de las condiciones en las que se encuentran.

Se trata de una labor muy sencilla que debemos realizar a diario y no sólo cuando nos acordemos o cuando nos apetezca. Lo primero que tienes que hacer es retirar el polvo con la aspiradora o con la gamuza que utilizas para el resto de la casa, lo que más cómodo te resulte. Mientras que una vez a la semana y con la calefacción apagada, deberás limpiar toda la superficie con una tela mojada en agua con jabón. Como suele ser habitual en este tipo de objetos, siempre hay algunas partes de difícil acceso y en este caso te aconsejo que te ayudes de un cepillo de dientes, de los de toda la vida que encontrarás en cualquier supermercado.

Esto por lo que se refiere a la limpieza externa del aparato, porque cuando comience la temporada estival tendrás que purgar tu radiador, una práctica también muy aconsejable. Para ello, primero deberás localizar la válvula de purgado que sobresale y que en la mayoría de los casos es muy fácil de localizar.

El siguiente paso y siempre con el radiador frío, será girar dicha válvula con una llave inglesa o con un destornillador apropiado. Una vez que esté abierta, hay que dejarla así hasta que comience a salir agua de forma constante y sin gorgoteos. El proceso habrá que repetirlo en cada uno de los radiadores del circuito de calefacción de tu hogar, siendo aconsejable cerrar la llave de paso de agua mientras estás realizando esta tarea doméstica.