Mariposas con cartulina
Para hoy te tenemos preparada una divertida y económica manualidad, perfecta para realizar en compañía de los pequeños de la casa, durante esas desapacibles tardes invernales en las que no sabemos cómo entretener a los más jóvenes. Para empezar tendrás que reunir los siguientes materiales: rollos de papel higiénico; cartulina de colores; cola adhesiva; tijeras; y papel.

Unos artículos muy baratos y fáciles de encontrar, que seguro ya tienes en tu hogar y no necesitas adquirir. Una vez que tengas todo lo necesario para empezar, deberás pensar en tu diseño y plasmarlo en un folio, así evitarás errores innecesarios. Cuando lo tengas todo claro, deberás diseñar la base de la mariposa cortando un rectángulo de cartulina con el mismo tamaño que tu rollo de papel higiénico, puesto que deberá cubrirlo por completo.

Una vez que hayas forrado el cuerpo de nuestra mariposa, tendremos que dibujar los ojos con rotulador negro o bien pegar dos simpáticos y decorativos abalorios. A continuación tienes que colocar las alas de nuestra mariposa, recortando la cartulina con la forma deseada.

No olvides que puedes añadir todos los detalles decorativos que quieras y que pienses que pueden quedar bien. Abalorios, lentejuelas, telas o cartulinas de distintos colores y diseños, son algunas opciones interesantes. Cuando hayas terminado de diseñar tus alas, podrás pegarlas a ambos lados del rollo de papel higiénico y terminar colocando dos antenas con alambre pintado.

Como te habíamos prometido, una manualidad muy sencilla, rápida y barata, que puedes realizar con los más pequeños de la casa. Deja que aporten ideas y sugerencias, pero supervisa siempre su trabajo para evitar que se hagan daño. Una divertida actividad que estimula la inteligencia y creatividad de los pequeños, mientras se lo pasan en grande.