Originales portavelas con plastilina
En el artículo de hoy te invito a diseñar unos originales portavelas con unos cuantos y económicos materiales. Una entretenida manualidad con la que podrás disfrutar de una divertida tarde en compañía de los pequeños de la casa y así potenciar sus capacidades creativas y su destreza manual.

Para empezar deberás reunir los siguientes materiales: plastilina o masilla, pintura, vela calientaplatos y barniz. Una vez que tengas todos estos artículos podrás empezar a diseñar la manualidad y para ello tendrás que trabajar la plastilina para conseguir la forma de tu molde. En este sentido las posibilidades de diseño son infinitas, así que deja volar tu imaginación y prueba todas las ideas que se pasen por tu cabeza y por la de tus hijos.

Una vez que tengas la forma y el tamaño aproximado, que deberá tener un hueco para poder colocar nuestra vela calientaplatos, tendrás que esperar el tiempo necesario hasta que la plastilina se haya secado por completo. El siguiente paso será decorar y pintar nuestra portavelas, aunque antes de nada te aconsejo hacer un esbozo para determinar cómo serán los dibujos y las formas, así evitarás errores innecesarios.

Cuando tus hijos y tú hayáis decidido el diseño definitivo de tu portavelas, podréis empezar a pintar y después aplicar el barniz para proteger la pintura. No olvides que aunque se trata de una manualidad especialmente pensada para el público infantil, siempre debe realizarse bajo la supervisión de los adultos.

Pocas cosas son tan divertidas, educativas y unen tanto a la familia como este tipo de manualidades. Con pocos materiales, algo de paciencia y buen humor habrás conseguido una manualidad de lo más creativa, porque no hay que ser todo un experto en bricolaje y en manualidades para conseguir un buen resultado.