Pasos para empapelar la cocina
¿Pensando en renovar la decoración de la cocina? Si quieres recurrir al papel pintado, en Bricomanias conocemos algunos buenos trucos que pueden ayudarte con esta tarea.

Escoge el papel pintado más apropiado para tu cocina, tanto el diseño como la calidad y el tipo de papel, y sigue los pasos que te explicamos a continuación. Una magnífica elección para renovar el aspecto de tu cocina fácilmente y sin tener que hacer demasiadas obras en casa.

Papel pintado para cocinas

Lo primero que debes hacer es seguir al pie de la letra las recomendaciones y consejos que indica el fabricante del papel. Y por supuesto, no olvides que al tratarse de una estancia que utilizamos bastante a menudo y que se ensucia con frecuencia, nuestro consejo es que utilices un papel pintado de calidad, resistente y fácil de limpiar.

Y una vez aclarados todos estos aspectos, ha llegado el momento de ponerse manos a la obra con nuestra tarea. ¡Vamos a empapelar la cocina! Si estás pensando en cubrir los azulejos de la cocina con papel pintado, vas a necesitar poner en práctica algunos buenos trucos para mejorar la adherencia de la superficie.
Pasos para empapelar la cocina

Prepara la superficie

Antes de colocar el papel pintado, debes preparar la superficie con una masilla especial con la que tendrás que cubrir las juntas entre los azulejos, así como los posibles imperfectos. La idea es conseguir una superficie lo más uniforme y lisa posible, antes de colocar el papel pintado.

Para ello tienes que cubrir la superficie en la que vas a colocar el papel pintado, utilizando una masilla especial para paredes alicatadas que puedes comprar en cualquier comercio especializado. Extiende este producto con ayuda de una llana siguiendo las recomendaciones y explicaciones del fabricante.

Cuando la masilla se haya secado por completo, no olvides lijar la superficie con una lija manual de grano medio, para asegurarte de que la pared está totalmente lisa. Entonces tendrás que aplicar la cola para el papel pintado y cubrir toda la superficie con tu papel. Aunque antes de realizar este paso, se aconseja tomar las medidas de la pared y trasladarlas al papel pintado.

La opción de colocar la masilla y el papel sobre los azulejos es mucho más rápida, aunque también puedes optar por retirar todas las baldosas y trabajar directamente sobre tu pared.