Pintar con pintura al vinagre
¡Nos encanta el vinagre en las ensaladas! Pero, ¿sabías que también podemos utilizarlo en la decoración de cualquier rincón de nuestro hogar?

La pintura al vinagre está al alcance de cualquier persona, tanto expertos como aficionados al bricolaje. Si quieres probar esta técnica decorativa, toma nota de todo lo que necesitas saber para hacerlo.

¿Qué necesitas?

Antes de continuar, necesitarás los siguientes materiales y artículos: dos recipientes grandes; algo para mezclar; vinagre puro; azúcar; lavavajillas; pigmento de polvo del color que quieras; esmalte sintético satinado; lija de 400; 3 brochas; un trapo; y barniz sintético (preferiblemente en aerosol).

Prepara la superficie

Si ya lo tienes todo, empieza por aplicar cuatro manos de esmalte sintético satinado de un color claro con la brocha, sobre la superficie en cuestión. Y no olvides esperar el tiempo de secado recomendado por el fabricante en el envase, entre una aplicación y otra.

Pintar con pintura al vinagre

Haz la mezcla…

Cuando hayas hecho esto, tienes que lijar la superficie y frotar con vinagre puro. Una vez preparada la superficie, podrás mezclar en el primer recipiente 110 centímetros cúbicos de vinagre, con un chorro de lavavajillas y cinco gramos de azúcar. Remueve bien y vierte un cuarto de esta mezcla en el otro recipiente.

En el recipiente que tiene menos cantidad, crearemos el color. ¿Cómo? Lo que tienes que hacer es echar el pigmento de color hasta obtener la tonalidad deseada. Después remueve bien la mezcla para eliminar hasta el último grumo y vuelve a mezclar los dos recipientes en uno solo.

¡Y a decorar!

Cuando hayas terminado, tienes que pintar con la mezcla final resultante, utilizando la otra brocha, y siguiendo siempre la misma dirección.

Tal y como te habíamos prometido, se trata de una técnica mucho más fácil de realizar de lo que imaginas. ¿Te atreves a probar?