Pintar la caseta del perro
La caseta del perro es uno de los elementos más tradicionales de nuestro jardín, además de los más decorativos, y por eso en nuestro artículo de hoy te explicaremos los pasos que deberás realizar para recuperar este elemento, y que parezca totalmente nuevo. Una tarea de bricolaje muy sencilla, rápida y barata de realizar, que nos demuestra que no hace falta ser un gran experto en estas cuestiones para lograr un buen resultado.

Lo único que vas a necesitar son unos cuantos y sencillos artículos de bricolaje, que encontrarás en tu tienda más próxima. Para empezar tienes que preparar la superficie que vas a pintar, pasando un cepillo de púas metálicas que te ayude a eliminar todos los restos de la pintura vieja y de otros materiales, además de la suciedad y el polvo.

Una vez que hayas realizado esto, tendrás que aplicar masilla al uso para rellenar todos esos espacios y agujeros que se encuentran en mal estado. Espera a que el producto se haya secado por completo, el tiempo que el fabricante especifica en el envase, y después tendrás que pasar una lijadora para conseguir que la superficie de la caseta de tu perro esté totalmente uniforme y lisa.

Antes de pintar, deberás pasar un trapo humedecido y el cepillo, para garantizar que la superficie está totalmente libre de restos de suciedad y de otros materiales. Cuando hayas realizado este paso, podrás aplicar la pintura acrílica en el color que más te guste. Recuerda que deberás dar dos capas de pintura de máxima cubrición, que ayudará a evitar la formación de moho.

Una manualidad muy sencilla, rápida, económica y divertida, que será la primera manualidad de muchas más. Así que anímate a formar parte del mundo del bricolaje y de las manualidades.