Pintar las bisagras de la puerta
Si te gusta el bricolaje y las manualidades artesanales, no te pierdas los consejos y las tareas que a diario te ofrecemos en nuestra publicación digital. Unas actividades que están al alcance de cualquier simple aficionado al bricolaje y que no requieren mucho esfuerzo, ni tampoco un gran desembolso económico.

En esta ocasión te explicamos cómo disimular las bisagras viejas de nuestra puerta que estropean la decoración de cualquier ambiente. Una actividad que puedes realizar en pocos y sencillos pasos, sin necesidad de ser un gran experto en estos temas.

Lo primero que deberás hacer será escoger el color de tus bisagras, que puede ser de la misma tonalidad que la puerta, o probar con un color diferente pero en armonía con el resto de tu estancia para dar un toque innovador a tu puerta. Cuando tengas el color de tu pintura, deberás colocar una cinta protectora en el contorno de tus bisagras para proteger aquellas partes que no deseas pintar.

Cuando hayas hecho esto tendrás que lijar manualmente tu bisagra para eliminar restos de suciedad y de polvo, y conseguir el mejor resultado posible. Aplica una imprimación selladora para que la pintura se adhiera mejor, y cuando el material se haya secado por completo podrás aplicar la primera capa de pintura con un pincel pequeño, que es mucho más preciso.

Una vez que la pintura se haya secado por completo podrás retirar el plástico protector y comprobar los resultados de la tarea de bricolaje de hoy. Una actividad que está al alcance de todos nuestros lectores y con la que podrás dar un nuevo estilo a tu puerta, mucho más elegante y sofisticado. Así que toma buena nota de nuestros consejos y manos a la obra.