Pintar las bisagras de una puerta
Si tienes pensando decorar y pintar las puertas de cualquier estancia de tu hogar, no te olvides tampoco de las bisagras. Un sutil detalle decorativo que marcará por completo la diferencia. ¿Quieres conocer algunos sencillos trucos que te ayudarán a conseguir un resultado súper profesional? Pues sigue leyendo.

Lo primero de todo será colocar cinta protectora en el contorno de cada una de las bisagras para no estropear la decoración de nuestra puerta. Una vez que hayas hecho esto podrás lijar la superficie antes de pintar, para prepararla y conseguir los mejores resultados posibles. Utiliza una lija de mano y después limpia bien la bisagra para eliminar hasta el último resto de suciedad que se haya podido acumular.

Cuando hayas terminado podrás aplicar la pintura con un pincel pequeño para conseguir un resultado mucho más preciso y exacto. Aplica varias capas de pintura y cuando el producto se haya secado por completo podrás retirar la cinta adhesiva y empezar a utilizar la puerta.

Un truco decorativo muy interesante es pintar las bisagras en otro color diferente al de nuestra puerta, y que combine con algún elemento decorativo de tu estancia. Aunque si lo deseas también puedes utilizar el mismo color que el de tu puerta.

En cualquier caso, no te olvides de pintar este elemento que es un detalle muy chic que marca la diferencia. Una actividad que está al alcance de cualquiera de nuestros lectores, así que anímate a probar con nuestra propuesta decorativa de hoy con la que seguro que consigues un resultado muy profesional en pocos y sencillos pasos.

¿Te animas a probar? Consigue una decoración muy chic para tu puerta utilizando el color que prefieras. Las posibilidades son infinitas.