Pintar puertas o muebles de madera
Para actualizar hasta el último rincón de nuestro hogar de una manera fácil y rápida, lo mejor es elegir una bonita pintura y los pinceles y las brochas más adecuadas. En pocos y sencillos pasos habrás renovado por completo cualquier estancia de tu hogar y devuelto la vida a ese viejo mueble de madera que creías perdido.

En la tarea de hoy te explicamos los pasos que debes seguir para pintar esa puerta, ventana o mueble antiguo y actualizarlo por completo, sin necesidad de gastarte una importante suma de dinero. Escoge el color de pintura que más te guste y empieza por desmontar las piezas de tu puerta o mueble, una por una, facilitando así la tarea de hoy.

Antes de pintar, te aconsejo que retires todos los restos de pintura vieja de la superficie con ayuda de un poco de aguarrás, esmalte o de algún producto especial para este tipo de tareas. Una vez que hayas limpiado por completo tu puerta, ventana o mueble de madera, tendrás que cubrir con cinta de carrocero todas aquellas partes que quieras proteger de pintura.

El siguiente paso será empezar a aplicar la pintura siguiendo el dibujo de la madera. Recuerda que si tu mueble es liso, será suficiente con aplicar la pintura y el barniz primero en un sentido y luego en otro, para disimular los brochazos.

Mientras que si la puerta o el mueble es panelada, lo mejor será pintar las molduras y cuarterones, terminando por los listones estructurales. Para las puertas o muebles con cristales y vidrieras, es aconsejable perfilar los brochazos con cinta de carrocero. Asimismo, empieza por los junquillos y la estructura de sujeción del cristal, y recuerda siempre que deberás aplicar la brocha o pincel en dos pasadas y en dos sentidos diferentes, para disimular las manos de pintura.