Pintar una lavadora
¿Estás pensando en pintar tu lavadora para renovar su aspecto y que luzca como nueva? Pues no te pierdas algunos interesantes consejos que te invitamos a descubrir en nuestro artículo de hoy y con los que seguro que consigues que tu lavadora parezca como recién salida de la tienda.

El primer paso para conseguirlo será lijar nuestro mueble con una lijadora orbital, con una hoja de lija de grano fino, que deberás pasar por toda la superficie metálica de la lavadora. Insiste especialmente en aquellas zonas oxidadas.

Cuando hayas hecho esto tendrás que eliminar los restos de suciedad con agua y detergente, aclarar con abundante agua y secar con una bayeta. El siguiente paso que deberás realizar será proteger con cinta de carrocero todas las partes de tu lavadora que no quieres pintar, antes de continuar con la tarea de restauración.

Cuando tengas tu lavadora protegida, podrás empezar a aplicar una pintura al agua con un rodilla de espuma. Este tipo de producto facilitará la adherencia de la pintura y lo puedes encontrar en cualquier tienda de bricolaje de tu ciudad.

Cuando haya transcurrido el tiempo de secado que recomienda el fabricante, podrás aplicar dos manos de la pintura metalizada o del color que más te guste, preferiblemente que combine con la decoración de tu estancia.

Conviene esperar cerca de 24 horas para asegurarse de que la pintura está completamente seca, y una vez que lo hayas hecho podrás retirar la cinta de carrocero para descubrir el resultado final. Como te habíamos prometido, se trata de una tarea de restauración muy sencilla y rápida de realizar que está al alcance de cualquiera de nuestros lectores. ¿Te atreves a probar?