Pintar ventanas de madera fácilmente
El paso del tiempo, las condiciones climáticas, el uso… Si las ventanas de tu casa necesitan urgentemente atención, ¡no te pierdas nuestros consejos de hoy!

En Bricomanias te ayudamos a restaurar tus ventanas para que parezcan recién salidas del comercio. A continuación te explicamos todo lo que necesitas saber para dar una nueva vida a las ventanas de madera de tu hogar. ¡Manos a la obra!

Reparar daños e imperfectos

Antes de comenzar debes tener muy claras dos cuestiones importantes: ventilar la estancia mientras realizas tu trabajo y localizar los golpes e imperfecciones de tus ventanas de madera. Y por supuesto, tampoco te olvides de equipar tu caja de herramientas con los materiales y artículos necesarios. Para realizar esta tarea vas a necesitar lijas, masilla reparadora para madera, un trapo húmedo para limpiar, pintura y brochas.

Seguro que ya sabes qué pasos vamos a tener que seguir para realizar esta tarea de restauración. Pero de todos modos, ¡aquí va una explicación! Lo primero de todo será aplicar la masilla reparadora sobre aquellas partes de tu ventana que necesitan atención.

Pintar ventanas de madera fácilmente

Antes de aplicar el producto, no olvides seguir las recomendaciones que indica el fabricante en el envase. Extiende la masilla con una espátula, espera hasta que el producto se haya secado por completo y entonces podrás lijar hasta que la superficie esté totalmente lisa y uniforme.

Lijar y pintar

No olvides limpiar la ventana de madera para eliminar restos de polvo y suciedad. Este paso es muy importante antes de empezar a decorar tu ventana con la pintura que quieras utilizar.

Pero tampoco olvides proteger las partes de tu ventana que no quieres ensuciar con cinta de carrocero. Y con ayuda de una brocha pequeña tendrás que extender la pintura de la manera más uniforme posible para evitar grumos y gotas.

Cuando se haya secado la primera capa de pintura, entonces podrás lijar de nuevo la superficie y volver a aplicar una segunda capa. Una vez que obtengas el color deseado y la pintura se haya secado por completo, podrás retirar la cinta de carrocero y repasar algunos pequeños imperfectos.