Pintura con efecto arenoso
Se pueden hacer muchas cosas con la pintura, desde originales texturas, hasta sorprendentes combinaciones cromáticas e interesantes acabados como el que te explicamos a continuación. La pintura con efecto arenoso se puede utilizar de muchas maneras diferentes, aunque una de las más frecuentes suele ser para decorar muebles y en manualidades, pero también en paredes y distintas superficies, así que toma buena nota.

Para conseguir una pintura con este acabado lo primero que debes hacer será preparar la superficie que vas a trabajar. En este sentido, asegúrate de que está perfectamente limpia y seca antes de continuar con nuestra tarea de hoy.

Con ayuda de una paletina plana y ancha tendrás que aplicar la pintura con movimientos cruzados irregulares. Si quieres un acabado ligero con una capa será suficiente, pero si quieres que sea más cubriente tendrás que dar una segunda capa.

Cuando la pintura se haya secado por completo, respetando siempre los tiempos de secado entre la primera y segunda capa, podrás continuar con la tarea decorativa de hoy para conseguir este bonito efecto. Con ayuda de una plantilla, que puedes comprar en cualquier centro de bricolaje o tienda de decoración, podrás adornar tu manualidad.

El toque final para conseguir un efecto arenoso en nuestra pintura lo conseguiremos con ayuda de una brocha especial de cerdas cortas y pintura acrílica. Golpea fuertemente la brocha sobre la superficie que estás trabajando, y si quieres conseguir otros efectos decorativos, utiliza también una esponja o cualquier otro material parecido que te ayude a conseguir la textura deseada.

Una manualidad muy sencilla, divertida y barata con la que podrás decorar cualquier superficie en pocos y sencillos pasos, sin necesidad de ser un gran experto en estas cuestiones. ¡Manos a la obra!