Pinturas aromáticas
Hasta ahora, una de las principales cuestiones que teníamos en cuenta a la hora de escoger el tipo de pintura para la pared de nuestro hogar era el color, y a veces el efecto en función de si queríamos un tono brillante o mate. Sin embargo, la situación ha cambiado y desde este preciso momento también podemos escoger hasta la fragancia que queremos que desprenda nuestra pared, y es que la innovación y la vanguardia han llegado también a los productos y materiales de bricolaje con una interesante propuesta: pinturas aromáticas.

Si estás pensando en escoger entre el último perfume de Chanel o de Calvin Klein, serás mejor que esperes porque de momento estas opciones no están disponibles, aunque tal y como avanzan las cosas, seguro que algún día nos encontramos en las estanterías de nuestra tienda de bricolaje habitual una pintura con esencia de Chanel nº5.

Sin embargo, en la actualidad las propuestas aromáticas se centran en olores más básicos, aunque no por ello peores. Los colores amarillos suelen tener un olor a plátano, vainilla o limón, mientras que los rojos y anaranjados generalmente desprenden un aroma a melocotón o a naranja, entre otras muchas posibles alternativas.

Este tipo de pinturas son plásticas, es decir que están elaboradas con una resina sintética vinílica o acrílica emulsionada en agua. Además, son pinturas mate que ofrecen una gran calidad para espacios interiores, con un acabado y una textura muy profesional. Otros aspectos que merece la pena destacar son la facilidad de aplicación de este tipo de productos, y el hecho de que los espacios pueden ser habitados inmediatamente después de la aplicación del producto. Así que si estás pensando utilizarlos en la habitación de los pequeños de la casa, te animo a hacerlo sin ningún tipo de problema y con absoluta confianza.