Popurrí de flores secas
Para adornar cualquier espacio de nuestro hogar no hay nada mejor que las flores. Y en este sentido soy partidaria de recurrir a las flores naturales, un elemento decorativo que aporta un toque de distinción y de elegancia, y además contribuye a perfumar cualquier rincón del hogar.

Por eso en el artículo de hoy te explicaré todos los sencillos pasos que tienes que realizar para diseñar un popurrí de flores secas que puedes utilizar en habitaciones, armarios o cajones, y que además de aportar un agradable toque aromático, te ayudará a evitar la humedad de determinados espacios.

Para empezar tienes que reunir los siguientes materiales: virutas de cedro y ciprés; hojas y flores de lavanda y reseda; algunas piñas o piñones; flores o aceite de rosas; corteza de canela; hojas de orégano; flores o aceite de jazmín, y por último cáscaras secas de limón y naranja. Para conseguir un buen aroma, tienes que asegurarte de que seleccionas correctamente todas las hojas y pétalos de plantas que pueden ser éstos ingredientes que yo te he comentado, o los que tú prefieras.

Recuerda que todos estos elementos son naturales, el único ingrediente no natural que tendrás que incorporar a tu manualidad será un fijador para que el aroma dure mucho más tiempo. Y para conseguir este fijador necesitas: 25 gramos de raíz de lirio; 25 gramos de benzoína; espiga de canela y 30 gotas de aceites aromáticos (rosas, jazmines o naranjas por ejemplo).

Mezcla los polvos con los aceites y obtendrás un fijador que podrás utilizar en cualquier otra manualidad que desees. En este caso tienes que añadir el fijador a tu mezcla de pétalos, hojas y hierbas secas en una bolsita de tela o en un bonito y decorativo recipiente. Una manualidad muy divertida, fácil de realizar y muy barata, que puedes utilizar para decorar cualquier espacio de tu hogar, y que además puedes personalizar como desees.