Problemas más comunes de la cisterna del inodoro
Es bastante normal que con el paso del tiempo la cisterna del inodoro sufra alguna que otra avería y nos de algún que otro quebradero de cabeza. Los problemas son de todo tipo y pueden ir desde molestos ruidos en el baño a una pérdida excesiva del agua. En la mayoría de los casos se suele tratar de averías muy fáciles y sencillas de solucionar por lo que no hace falta llamar a ningún fontanero.

Acto seguido te detallo un poco más cuáles son esos problemas que suele sufrir la cisterna del inodoro y te doy las soluciones para que puedas solucionar dichas averías.

Materiales que vas a necesitar

– Llave inglesa
– Alicates
– Fregona

Problemas más comunes de la cisterna del inodoro

Problemas o averías comunes de la cisterna del inodoro

En la mayoría de las ocasiones, las averías que sufre la cisterna suele deberse al flotador que en el interior de la cisterna o a las válvulas que controlan la entrada y salida del agua. En el caso de que el flotador de la cisterna esté roto y se encuentre perforado es bastante normal que se halle en el fondo del agua totalmente hundido. En tal caso deberás cambiar dicho flotador por otro totalmente nuevo. Se trata de un proceso muy sencillo que no te dará problemas. Antes de cambiarlo es esencial que te acuerdes de cerrar la llave de paso del agua ya que se podría inundar todo el baño. Otro de los problemas más comunes y usuales consiste en un fallo en la válvula de entrada de la cisterna. Como en el caso anterior deberás comprar el mismo modelo de válvula y cambiarla.

En el caso de que el inodoro se suela atascar de una manera habitual deberás usar un desatascador para solucionar tal problema. Si no tienes ninguno, puedes usar el palo de una fregona para solucionar tal problema. Para ello debes cubrir el mismo con una bolsa de basura y empezar a empujar en el interior del inodoro con el fin de evitar más atascos. Estos son algunos de los problemas más comunes que suele encontrarse la gente con la cisterna del inodoro. Como ves hay muchas veces que no hace falta llamar a un fontanero para arreglar tal avería ya que de una forma muy fácil y sencilla puedes solucionar el problema tú solo/a. En el caso de que sea algo más serio, es aconsejable el acudir a un experto que pueda solucionarte la avería.