Proteger muebles de cuero
¿Quién ha dicho que para poder realizar determinadas labores de bricolaje necesitamos ser unos experimentados y habilidosos manitas? Todo lo contrario, son muchas las labores que podemos realizar nosotros mismos sin necesidad de consultar con un experto y obtener unos espléndidos resultados, casi profesionales. Así que ponte manos a la obra y pon a prueba tus habilidades, así te ahorrarás una interesante cantidad de dinero y además disfrutarás de una divertida actividad, porque las reparaciones en el hogar suelen ser muy entretenidas.

Aunque todo depende del tipo de reparación en cuestión, lo primero que debes hacer es evaluar los daños de tu mueble o superficie en cuestión y consultar en manuales de bricolaje consejos que te pueden resultar de gran utilidad, como por ejemplo nuestra publicación online. En esta ocasión te explicaré cómo debes puedes proteger tus muebles de cuero para conseguir que duren mucho más tiempo como el primer día.

Un producto básico que debes tener en tu hogar es el aceite de ricino que encontrarás en tiendas especializadas. Tienes que aplicar una fina capa del producto en un paño y dejar que el cuero absorba todo el aceite, así conseguirás evitar que tu material se reseque. Cuando hayan transcurrido unas 24 horas tendrás que pasar un trapo limpio y seco por todo tu mueble, asegurándote de que eliminas hasta el último resto de aceite.

Y si no quieres gastarte mucho dinero también puedes preparar tu mismo un producto de limpieza casero. Para ello mezcla a partes iguales aceite de linaza y vinagre hervido, cuando esté totalmente fría la mezcla deberás aplicarla sobre toda la superficie del mueble. Recuerda que si el color es claro debes humedecer el mueble con vaselina, mientras que si tu cuero se ha endurecido con el paso del tiempo y el uso, tendrás que aplicar una mezcla compuesta de agua caliente, aceite y jabón, en partes iguales. Y después aplicarla durante 7 días para conseguir que el cuero recupere su flexibilidad.