Pulir el coche
El paso del tiempo, las inclemencias climáticas y los golpes, terminan por estropear la pintura de nuestro vehículo. Para conseguir que recupere el brillo del primer día no hace falta llevar el coche al taller y desembolsar una importante suma de dinero, porque si pones en práctica los consejos que te ofrecemos a continuación, podrás pulir el coche tú mismo, sin necesidad de ser un gran experto, tan sólo utilizando los materiales adecuados.

Para empezar vamos a necesitar una lijadora excéntrica, a la que colocaremos diferentes accesorios. El primer paso será aplicar la cera manualmente por toda la superficie de nuestro vehículo con ayuda de una esponja. A continuación tendrás que acoplar una esponja pulidora a tu lijadora y encenderla a bajas revoluciones, para que la cera se extienda correctamente.

Una vez que hayas terminado este paso, tendrás que colocar una caperuza de lana de oveja y deslizar la lijadora por toda la superficie de nuestro vehículo, hasta conseguir un abrillantado perfecto. Como te había prometido al principio del artículo, se trata de una tarea muy fácil y rápida de realizar, ya que únicamente necesitas reunir los materiales y las herramientas necesarias, y seguir todos los pasos que te explicamos en nuestro artículo.

Recuerda que todos estos productos los puedes encontrar fácilmente en tu tienda de bricolaje habitual o en cualquier comercio especializado en complementos y accesorios para el automóvil. Y lo mejor de todo, es que estos mismos consejos te pueden resultar de gran utilidad en otras superficies del hogar, como por ejemplo un frigorífico.

Así que no tengas miedo de poner a prueba tus habilidades y recuperar cualquier superficie, de una manera fácil y sin necesidad de ser un experto en bricolaje. Cuando te pongas manos a la obra, comprobarás que es una tarea mucho más sencilla de lo que imaginabas.