Qué es y cómo utilizar la cinta de carrocero
Tanto si eres un manitas como si eres un simple aficionado con pocas herramientas y utensilios de bricolaje, necesitas tener unas nociones básicas por si en cualquier ocasión se presenta en tu hogar un improviso.

De esta forma puedes solucionar tú mismo el problema y así te ahorras algún dinero que te vendrá muy bien para otras cosas. La cinta de carrocero es uno de esos objetos de bricolaje que podemos necesitar en más de una ocasión, así que antes de que ese día llegue, más vale estar bien preparados.

La cinta de carrocero es una cinta adhesiva protectora fabricada normalmente con papel, cuya función principal es servir como pintura artística para enmascarar zonas que no deben estar pintadas. En el mercado existen una gran variedad de cintas para pintar de diferentes anchuras y grosores para que puedas escoger la que más se adapta a lo que estás buscando. Una de las más genéricas es la cinta de carrocero universal que protege los bordes rectos en superficies lisas y se puede utilizar para cualquier tipo de pintura.

Para formas y contornos irregulares, lo mejor es apostar por cintas más flexibles que se adaptan mucho más fácilmente a las distintas superficies y materiales. Cuando vayas a utilizarla, asegúrate de que la colocas lo más estirada posible y sin ninguna arruga, solicita la ayuda de alguien si es necesario.

Mientras que en superficies delicadas, las cintas más finas y de menos adhesión evitarán daños importantes en tu superficie. Existen incluso cintas de carrocero que protegen de los rayos solares, ideales para colocarlas sobre piedra y cristal.

La manera más rápida, fácil y muy segura de dar color a cualquier superficie de tu hogar es recurriendo a estas cintas. Una labor que incluso los más inexpertos en temas de bricolaje pueden realizar sin ayuda. Si te animas a poner en práctica esta sencilla tarea te darás cuenta de que no hace falta ser MacGyver para hacerlo bien y muy profesional.