Cómo quitar el óxido de las herramientas
Es muy normal que con el paso de los años y con el uso continuo y habitual, las herramientas se vayan desgastando y oxidando. Sin embargo el exceso de óxido en las propias herramientas no significa que estén inutilizables y haya que tirarlas.

Con una serie de trucos y remedios caseros podrás eliminar el incómodo y molesto óxido y volver a tener tus herramientas en el mejor estado posible para poder volver a usarlas en tus trabajos de bricolaje.

Consejos para eliminar el óxido de las herramientas

Antes de empezar a limpiar tus herramientas, es esencial y muy importante protegerse las manos para evitar que puedan sufrir algún tipo de daño en la piel. Para ello, puedes ponerte unos guantes de vinilo y unas gafas de seguridad para protegerte la zona de los ojos. Acto seguido debes tener un limpiador con el que quitar todos los restos de óxido que haya en las herramientas. Para ello coge un poco de lana de acero y frota bien en las zonas en la que haya óxido. A continuación, aplica un poco de desoxidante en las herramientas en cuestión.

Cómo quitar el óxido de las herramientas
A continuación coge las herramientas y frota toda la superficie con fregasuelos o jabón de fregar. Para terminar, coge un poco de papel de lija y frota bien hasta eliminar todo el óxido que pueda quedar. De esta forma volverás a tener todas tus herramientas como nuevas y en perfecto estado. Si este remedio casero no te convence, puedes optar por otro realmente efectivo que consiste en añadir Coca-Cola en la herramienta que quieras hasta que notes que el óxido desaparece completamente. Para finalizar pon un poco de lubricante sobre la superficie y conseguirás tener tu herramienta reluciente y sin nada de óxido.

Cómo prevenir el óxido en las herramientas

Para no tener que llegar al extremo de limpiar el exceso de óxido que se forma en las herramientas es aconsejable cuidarlas y llevar un buen mantenimiento de las mismas. Para ello es aconsejable lavarlas cada vez que las uses y una vez secas, untar un poco de aceite o lubricante sobre toda la superficie. De esta forma, las herramientas se conservan perfectamente y no se oxidan con el paso del tiempo.

Espero que hayas tomado buena nota de todos estos consejos y remedios caseros y a partir de ahora tengas todas tus herramientas en perfecto estado y sin un ápice de óxido en la superficie.