Recupera el negro de tus prendas
Con el paso del tiempo y los múltiples lavados, nuestras prendas favoritas empiezan a perder su bonito color del primer día, sobre todo los tejidos negros que lavado tras lavado empiezan a adquirir un tono que parece casi sucio. Para solucionar este problema, somos muchas las personas que optamos por deshacernos de la prenda y sustituirla por otra nueva, pero teniendo en cuenta que la economía familiar no puede permitirse grandes lujos, te recomiendo que pongas en práctica el sencillo consejo que te invito a descubrir en el post de hoy.

El típico truco casero que pasa de generación en generación y que ha demostrado ser muy eficaz. En primer lugar tendrás que poner a hervir una buena cantidad de espinacas en una cacerola grande durante unos diez minutos. Después tendrás que apagar el fuego, esperar a que las espinacas estén totalmente frías y retirarlas del agua. Introduce tu prenda dentro del agua donde hemos hervido las espinacas y deja que la mezcla actúe durante otros 10 minutos, a continuación podrás retirar la prenda y lavarla en tu lavadora con tu detergente de siempre.

Si quieres potenciar todavía más los resultados puedes añadir a la mezcla de agua hervida con espinacas un litro de té. El líquido resultante deberás utilizarlo para aclarar tu prenda después del primer lavado, aunque si en el primer paso consideras que tu pieza de ropa está perfecta no será necesario añadir también el té, lo que tú decidas.

Como te había prometido se trata de un remedio de abuela muy eficaz, fácil y lo mejor de todo, muy económico, ya que requiere pocos materiales. A partir de ahora ya no tendrás que tirar al cubo de la basura tu prenda de ropa favorita, así que será mejor que te busques otra excusa para ir de shopping.