Regalo para el Día de la Madre
Si no has tenido tiempo para comprar un bonito detalle con el que obsequiar a tu madre, o te has olvidado por completo, no tienes de qué preocuparte porque todavía estás a tiempo de hacerte con un obsequio muy especial y totalmente exclusivo. Se trata de una divertida, fácil y rápida manualidad que consiste en diseñar tu propio florero con botellas de vidrio o de cualquier material que tengas por casa.

Para empezar tienes que reunir los siguientes artículos: botellas de vidrio o de cualquier otro material; pintura del color que más te guste y flores. El primer paso será lavar muy bien todas las botellas por fuera y por dentro y dejar que se sequen al aire. Después deberás pintar tu botella con el color escogido aplicando también un toque de pintura en el interior del recipiente. Una vez que hayas cubierto por completo toda la botella deberás dejar que se sequen por completo antes de continuar con tu manualidad.

Una vez que la pintura se haya secado podrás continuar decorando nuestro diseño y para ello puedes personalizar la botella haciendo dibujos, formas, estampados o utilizando por ejemplo plantillas o moldes especiales para este tipo de trabajos manuales, que encontrarás en cualquier comercio de bricolaje o mercerías. Otra idea puede ser añadir detalles ornamentales como flores, lazos o incluso fotografías, un adorno de lo más especial.

Y el toque final para terminar con nuestra divertida manualidad es escoger la flor favorita de tu madre, que puede ser auténtica o artificial. Como ves se trata de una manualidad muy fácil de realizar, rápida y económica que incluso aunque seas un poco inexperta en estas cuestiones seguro que sabrás realizar a la perfección y conseguir un diseño de lo más profesional, como recién salido del comercio.