Reparar arañazos del coche
Aunque te consideres todo un as al volante, ningún vehículo se libra de los clásicos arañazos y rasponazos que tanto estropean el aspecto de nuestro coche. Recuperar la pintura es mucho más fácil de lo que imaginas, tan sólo necesitas los consejos adecuados y buenas dosis de paciencia. Lo primero te lo ofrecemos nosotros en el artículo de hoy, así que coge lápiz y papel y prepárate para recuperar la chapa de tu vehículo.

Para comenzar la tarea deberás pasar una lijadora excéntrica, cuya esponja esté humedecida en cera pulidora. Extiende este producto por toda la superficie dañada de tu vehículo, asegurándote de que conectas la lijadora a bajas revoluciones para conseguir así un abrillantado mucho más profesional.

Después tendrás que retirar la esponja pulidora y colocar una caperuza de lana de oveja, que deberás pasar por la zona afectada sin producto ni nada. Ya falta poco para terminar la tarea de reparación de hoy, tan sólo nos queda igualar el brillo de nuestro vehículo.

Para lograr un resultado lo más uniforme posible tendrás que pasar por toda la superficie del coche la lijadora, con una esponja impregnada en cera pulidora. por último, pasa la caperuza de lana de oveja sin producto. Recuerda que deberás utilizar la herramienta a bajas revoluciones, para no excederte demasiado.

Aunque si te resulta más cómodo, puedes adquirir en tu tienda especializada en automóvil un producto con el que reparar arañazos y rasponazos, que te ayudará a devolver a tu vehículo el brillo del primer día. Como ves se trata de una manualidad muy fácil y rápida de realizar, con la que no necesitarás la ayuda de ningún experto, así te ahorrarás una buena cantidad de dinero. Ponte manos a la obra y empieza a cuidar de tu coche con estos sencillos y económicos trucos de reparación del automóvil.