Reparar baldosas de cerámica
La cerámica es uno de los materiales más elegantes que existen en el mercado, además de uno de los más utilizados en los últimos años gracias a su gran resistencia y valor estético. En general se utilizan para revestir los suelos y las paredes de nuestro hogar, y pueden llegar a durar hasta cerca de 20 años, si los mantenemos como es debido.

No obstante depende del tipo de cerámica que utilices y del espacio en el que se encuentre estará expuesta a mayor desgaste. A continuación te ofrezco una serie de consejos que te resultarán de gran utilidad para mantener esta parte de tu hogar perfecta y como el primer día.

Un consejo muy útil es que te acuerdes de comprar al menos una o dos cajas más de baldosas por si en el futuro puedes necesitar alguna para una posible reparación. En este sentido también es conveniente anotar la referencia y el nombre del fabricante.

Si necesitas retirar una baldosa del suelo debes utilizar siempre lentes protectoras para evitar que los fragmentos de cerámica te salten a los ojos. En caso de que la baldosa no se desprenda fácilmente deberás romperla con ayuda de un martillo, desde el centro hacia afuera. Trata siempre con sumo cuidado los bordes para no dañar las baldosas de alrededor.

A continuación prepara el pegamento que vas a necesitar siguiendo cuidadosamente las instrucciones del fabricante y escoge la herramienta más adecuada, en función del tamaño y de la calidad de tu cerámica.

Este tipo de productos los encontrarás muy fácilmente en cualquier tienda de bricolaje. Antes de colocar la nueva pieza debes alisar el suelo para que no haya ninguna irregularidad. A continuación aplica el pegamento, coloca la nueva baldosa de cerámica, y déjala secar el tiempo que consideres necesario.