Reparar cristales rotos
Aquellos que no son muy habilidosos en las tareas de bricolaje y de reparación más habituales de cualquier hogar, seguro que agradecen los eficaces consejos y trucos que regularmente ofrecemos en esta publicación digital. Me atrevería a afirmar que cualquiera de vosotros ha tenido un mal día y ha roto algún mueble o artículo del hogar, y se ha visto obligado a repararlo, muchas veces con desastrosos resultados, antes de que algún miembro de la familia lo descubra.

Si te sientes identificado con esta situación, que en más de una ocasión me ha tocado protagonizar a mi también, te invito a que navegues por nuestra página Web y descubras todos los trucos de reparación y restauración que están al alcance de cualquier lector interesado. Sin embargo, esta vez os explicaré cómo arreglar los cristales rotos y resquebrajados, otra de esas labores más básicas y frecuentes de cualquier hogar.

A la hora de pegar una superficie de cristal podemos recurrir a un pegamento cianocrilato, es decir un pegamento prácticamente universal que se puede utilizar casi para cualquier tipo de material, y que podrás adquirir en cualquier comercio especializado en el hogar o en bricolaje. El primer paso será limpiar y secar correctamente todos los trozos que se han roto y que tendremos que pegar, y después deberás extender una fina capa de pegamento por todos los bordes.

A continuación une todas las piezas, asegurándote de que están en la posición correcta, y después coloca el papel adhesivo o celo para que no se muevan y así se adhieran mucho mejor. Para terminar te aconsejo que dejes el objeto en cuestión al sol, porque así se endurecerá y el resultado será fantástico. Asimismo, te recuerdo que debes dejar actuar el pegamento el tiempo que especifique el fabricante, y antes de colocarlo en su sitio, asegúrate de que está todo correcto.