Reparar cuero
El cuero es uno de los materiales más nobles que podemos encontrar en nuestro fondo de armario y en el hogar. Sin embargo, el paso del tiempo, el uso frecuente y un mal cuidado del cuero terminan por pasar factura a este elegante material. Para conseguir que recupere su aspecto del primer día y parezca recién salido de la tienda, no te pierdas los consejos que te invitamos a descubrir a continuación.

Unas tareas de restauración que están al alcance de cualquier aficionado al bricolaje, y con las que conseguirás sorprenderte con el resultado. Así que tómate tu tiempo y no pierdas detalle.

Para tapar pequeños agujeros en el cuero, tendrás que preguntar en tu tienda de bricolaje más próxima por un producto que se llama cuero líquido y que se utiliza para cubrir agujeros. Limpia en profundidad el cuero y lija la zona para eliminar los posibles restos de suciedad, después aplica el cuero líquido, y retira el exceso de producto.

A continuación tendrás que esperar a que el material se seque por completo antes de comprobar los resultados. Y por supuesto, acuérdate de utilizar una tonalidad similar a la de tu cuero. Aunque también puedes utilizar este producto en esas pequeñas marcas y arrugas que aparecen con el paso del tiempo y del uso. Una tarea de reparación muy sencilla, fácil y rápida que puedes realizar en cualquier mueble de tu hogar, en los asientos de cuero del coche o en tu prenda favorita.

Así que olvídate de tirarla a la basura esa vieja pieza y recupérala cuanto antes porque con los consejos que te hemos propuesto hoy comprobarás que es mucho más sencillo de lo que imaginas. Pregunta en tu tienda de bricolaje por un cuero líquido y ponte manos a la obra.