Reparar fisuras
Nuestro artículo de hoy lo dedicaremos a tapar esas pequeñas fisuras, producidas por el paso del tiempo, que provocan filtraciones de agua y serios problemas de humedad. Evitar esta situación es mucho más fácil de lo piensas, tan sólo deberás tomar buena nota de nuestros consejos de hoy y ponerte manos a la obra.

El primer paso a realizar será eliminar los restos de viejas juntas con la ayuda de una espátula. Cuando hayas hecho esto, tendrás que pasar una aspiradora por toda la superficie que deseas cubrir y limpiar todos los restos de suciedad. A continuación deberás preparar la masa que emplearemos para tapar todas estas fisuras, siguiendo al pie de la letra todas las instrucciones que indica el fabricante en el envase.

Asegúrate de que tienes una mezcla lo más homogénea posible antes de extenderla por toda la zona de nuestro baño que requiere atención. Después aplica la masa sobre la superficie embaldosada, que deberá quedar totalmente dentro de las juntas, y cuando el producto se haya secado por completo, tendrás que empapar una esponja en agua y retirar el exceso de producto.

Con este último paso habrás logrado rellenar hasta la última fisura de tu baño, evitando así futuros problemas de humedad que te pueden dar serios quebraderos de cabeza. Así que para no tener que preocuparte de humedades de ningún tipo, acuérdate de reparar las fisuras de todos los rincones de tu hogar.

Una tarea muy fácil y rápida de realizar, que requiere unos cuantos y sencillos materiales, que podrás adquirir en tu tienda de bricolaje de confianza. Tan sólo debes preguntar por una masa especial para rellenar esas pequeñas fisuras, que con el paso del tiempo terminan apareciendo, sobre todo en el cuarto de baño.