Reparar grietas de una piscina de gresite
Si eres uno de los pocos afortunados que tiene una piscina en su jardín de casa, seguro que durante el verano recibes a muchos invitados. Sin embargo, antes de nada deberás poner a punto tu piscina para disfrutar de ella con absoluta confianza y así evitar disgustos innecesarios.

¿Quieres saber qué necesitas para hacer el mantenimiento de la piscina? Pues toma buena nota de los pasos que debes seguir para realizar una de las tareas más frecuentes en estos casos: reparar grietas. Una actividad de bricolaje que está al alcance de todos nuestros lectores y que es mucho más sencilla de realizar de lo que imaginas. ¡Toma nota!

Para reparar las grietas de tu piscina, deberás retirar primero el gresite mal adherido y eliminar el polvo y la suciedad. Aplica una imprimación en la grieta que asegure la adherencia de las nuevas piezas y a continuación prepara la mezcla de aguaplast especial para piscinas.

Extiende el producto en la grieta y cubre la zona con el nuevo gresite, pero antes de nada asegúrate de que las piezas encajan a la perfección. Presiona el gresite para asegurarte de que se adhiere correctamente y a continuación recubre las juntas con un plaste impermeable, que además previene la aparición de moho. Aplícalo con ayuda de una espátula o presionando con el dedo.

Después de 30 minutos tendrás que limpiar la zona con un trapo humedecido en agua, y tu piscina estará por fin lista para poder disfrutar de un refrescante baño. Así que prepárate para dar la bienvenida al verano realizando el mantenimiento de tu piscina. Una tarea de reparación muy sencilla que sólo te llevará una tarde. Manos a la obra con ella.