Cómo reparar las ventanas de aluminio
Es importante reparar y renovar las ventanas de aluminio cada cierto tiempo y conseguir de esta forma un total aislamiento durante los meses de invierno. Este tiempo primaveral es el ideal para reparar las ventanas y dejarlas como nuevas para cuando llegue el frío.

A continuación te daré una serie de consejos para que puedas renovar dichas ventanas sin problema alguno y dejarlas perfectas como en el primer día.

Burletes de caucho

Uno de los principales problemas durante los meses de invierno, es que con el paso de los años las ventanas de aluminio pierden aislamiento, provocando que la temperatura en la habitación o en el salón sea demasaido baja para el interior de una casa. Para evitar esto y conseguir que el frío no traspase la ventana, debes colocar unos burletes de caucho a lo largo de la superficie de la hoja de la ventana.

Ten cuidado de no colocarlos en el marco ya que de esta forma el aislamiento no serviría para nada. Con estos burletes conseguirás aislar totalmente cualquier tipo de habitación de la casa y evitar las bajas temperaturas.

Cómo reparar las ventanas de aluminio

Pintar las ventanas

Es normal que con el paso de los años, el aluminio vaya perdiendo todo el brillo que tenía al principio. Aunque puede parecer algo complicado, es posible pintarlas de una manera fácil y sencilla. En primer lugar debes limpiar el aluminio con un poco de lana de acero y lavar con agua tibia para terminar de quitar toda la suciedad que pueda haber en el propio aluminio. A continuación debes aplicar una pintura de metal de buena calidad con una brocha que también sea de calidad.

Es aconsejable dar entre 3 o 4 capas de pintura para que la misma agarre perfectamente y dejar secar durante unas 12 horas más o menos. Por último, sólo te queda aplicar una mano de barniz en dicho aluminio para conseguir que la pintura se selle perfectamente y no se desprenda con el paso del tiempo. Deja secar el barniz durante unas horas y ya tendrás todas las ventanas de aluminio como nuevas y sin ningún tipo de desgaste.

Aunque tiene su trabajo, merece la pena reparar y restaurar las ventanas de aluminio antes de sustituir las mismas por otras totalmente nuevas. Te ahorras un buen dinero y el resultado final es perfecto. Espero que hayas tomado buena nota de todo y consigas dejar todas tus ventanas de aluminio como nuevas.