Reparar puertas que rozan el suelo
En el artículo de hoy te invito a que pongas a prueba tus habilidades en cuestiones de bricolaje, con una de las tareas más frecuentes de cualquier hogar, que consiste en poner fin a las rozaduras que provocan las puertas en nuestro suelo. Seguro que en más de una ocasión te has encontrado con una situación muy similar a ésta, y no has sido capaz de encontrar una solución eficaz. Sin embargo, gracias a los pasos que a aparecen a continuación, te convertirás en todo un experto en estas cuestiones y no volverás a necesitar la ayuda de ningún profesional.

Lo primero que debes hacer será detectar cuál es la zona exacta donde se produce la rozadura, para actuar sobre ella marcando con una serie de puntos la superficie que requiere atención. Retira la puerta de su lugar y colócala sobre unos caballetes o en cualquier otro lugar donde puedas trabajar con la mayor comodidad posible.

A continuación deberás repasar la zona que requiere atención con ayuda de una lijadora y de una hoja de grano medio, hasta conseguir igualar la superficie. El siguiente paso será colocar de nuevo la puerta en su lugar correcto y comprobar si persiste el problema.

Si nuestra puerta sigue rozando el suelo, tendremos que continuar lijando la puerta hasta conseguir nuestro objetivo. Aunque un truco también interesante y mucho más fácil y rápido de realizar consiste en colocar un papel de lija en el suelo y pegarlo con cinta adhesiva, para después abrir y cerrar la puerta repetidas veces hasta conseguir un acabado perfecto.

Como ves son dos sencillos consejos que cualquier persona puede realizar en su propia casa y prácticamente sin ayuda. Una tarea muy rápida, económica y con la que no necesitas ser ningún experto en la materia, únicamente algo de paciencia y de tiempo libre.