Reparar suelos de madera que crujen
Es un clásico de las películas de terror que también está presente en infinidad de hogares. De hecho, son pocas las familias que tiene la suerte de librarse de estos molestos suelos de madera que crujen y a ciertas e intempestivas horas de la noche resultan de lo más desagradables. Si te encuentras en esta situación, te recomiendo que antes de consultar con un experto, intentes arreglarlo tú mismo.

Son muchos los motivos por los que nuestro suelo puede crujir, aunque uno de los más frecuentes es cuando una madera está floja. Para solucionar este inconveniente lo primero que tenemos que hacer es localizar la zona afectada y después introducir parafina caliente debajo de la tabla que provoca el molesto ruido. Para que te resulte más sencillo, prueba a realizar un pequeño orificio en la tabla con ayuda de un taladro, y a continuación tendrás que introducir por él la parafina caliente.

Para rellenar el orificio que has hecho en tu madera, tendrás que utilizar masilla especial para maderas y después aplicar una capa de pintura del mismo color que el resto de tu suelo. Cuando haya transcurrido un día, todos los materiales estarán totalmente secos y entonces podrás hacer un uso normal de tu suelo.

Si esta técnica no te convence, puedes probar otro truco que consiste en rellenar tu madera con espuma de poliuretano. Aunque es un poco más cara que la anterior, el resultado es considerablemente mejor, sobre todo para los casos más graves. A la hora de introducir la espuma deberás realizar perforaciones como te hemos explicado en el paso anterior, pero siempre en el centro de la madera y nunca en los bordes, ya que puedes conseguir que el orificio se haga cada vez más grandey terminar por dañar tu madera.