Reparar una grieta en la pared
En general son pocas las paredes interiores de nuestro hogar que se libran de los golpes provocados por muebles o portazos. Sea cual sea el motivo, seguro que tú mismo te has visto obligado a reparar alguna estancia de tu casa y hubieras deseado contar con una pequeña guía de trucos para realizar esta tarea, aparentemente sencilla.

Por eso en el consejo de bricolaje de hoy te explicaremos todo lo que necesitas saber para conseguir unos excelentes resultados. El primer paso será lijar la superficie que necesita atención y acordarte de limpiar el polvo antes de continuar con la tarea

El siguiente paso será aplicar con ayuda de una espátula una masilla plástica blanca, que puedes encontrar fácilmente en cualquier tienda especializada en bricolaje. Extienda una buena capa del producto en la zona agrietada y después espera el tiempo que el fabricante especifica en el envase.

Antes de continuar con las siguientes instrucciones, tienes que lijar y limpiar de nuevo la superficie en cuestión. Una vez que hayas hecho todo esto, será el momento de aplicar una mano de fondo fijador al agua con la cantidad recomendada por el fabricante. Este producto aportará más adherencia y uniformidad, logrando un resultado más profesional.

A continuación deberás aplicar una pintura al agua del mismo color que el resto de la pared, con ayuda de un rodillo de espuma. Deja secar la primera mano de pintura al menos unas 12 horas antes de aplicar la segunda capa, y habrás terminado por fin la tarea de hoy.

Como te habíamos prometido al principio del artículo se trata de una manualidad muy sencilla, que no necesita la intervención de un profesional, ahorrándote así el coste de mano de obra. Una interesante cantidad de dinero, muy útil para futuras tareas de nuestro hogar.