Retirar el chapado de tu mueble
Como en artículos anteriores te invito a poner a prueba tus habilidades y tu paciencia con otra sencilla tarea doméstica que consiste en retirar el chapado de tu mueble. Si continúas leyendo descubrirás los pasos que tienes que seguir para lograr unos resultados profesionales, pero no te asustes porque no necesitas ser un auténtico experto en la materia, tan sólo conocer algunos sencillos trucos y tener un poco de paciencia, y si además recibes la ayuda de algún miembro de la familia mejor todavía.

Siempre se ha utilizado el chapado con buenos resultados especialmente en muebles de madera, pero cuando se deteriora debido al paso del tiempo, al uso o a la humedad, resulta necesario sustituirlo inmediatamente antes de que sea demasiado tarde y nuestro mueble se estropee por completo. Para retirar el chapado la clave está en eliminar el pegamento que se ha utilizado para colocarlo en su sitio, y para conseguir estola clave es la temperatura.

Para empezar te recomiendo cubrir con un retazo de tela la zona en cuestión que quieres despegar, y a continuación pasar la plancha que utilizas para la ropa para que se vaya calentando la superficie. Con esto conseguirás que el pegamento se ablande facilitando en gran medida tu trabajo, y después con la ayuda de una espátula podrás retirar el chapado de tu mueble.

Independientemente del tipo de material de tu mueble siempre es aconsejable tener especial cuidado al realizar esta tarea, pero sobre todo si estamos trabajando con madera que es todavía más delicada que otro tipo de materiales. Como te he prometido se trata de una tarea doméstica muy sencilla, que puedes realizar fácilmente y en poco tiempo, y lo mejor de todo económica, ya que los artículos de bricolaje que vas a necesitar los puedes encontrar en cualquier tienda especializada.