Reutiliza tus viejos perfumes
Los perfumes son uno de los complementos imprescindibles de cualquier hombre y de cualquier mujer, aportan un aroma especial a nuestra personalidad con el que nuestros seres queridos terminan por reconocernos.

También es muy habitual comprar un perfume y que luego no nos gusta o bien porque nos cansamos de ese olor, o bien porque fue un regalo que nunca nos gustó especialmente. Lo mejor en estos casos es reutilizar los perfumes que no utilizamos en vez de hacer una limpieza general y tirarlos todos a la basura.

En estos casos lo que tienes que puedes hacer es frotar las bombillas con un poco de tu fragancia para que cuando se calienten desprendan ese aroma, tal vez el olor no te guste sobre tu piel, pero para el hogar puede resultar perfecto, y en muchos casos el resultado es incluso mejor que los ambientadores que dejan el aroma muy cargado y molesta.

Otra posibilidad es poner un poco de agua en un envase y echar unas gotas de tu perfume, si quieres también puedes utilizar los envases de los flanes y de los yogures que son metálicos y tienen formas y diseños con los que se puede adornar perfectamente cualquier hogar. Aunque antes de hacer esto asegúrate de limpiar perfectamente el frasco para que no se mezclen los aromas y el resultado pueda ser desastroso.

En invierno puedes incluso acercar este frasco al radiador para conseguir que el ambiente adquiera el toque perfecto de humedad mientras el aromo se extiende por todos los rincones de tu hogar.

Y si lo que quieres es reutilizar los frascos de perfume y de colonia porque te gusta su diseño y muchos de ellos son realmente decorativos, tendrás que eliminar por completo el olor. Para ello tienes que rellenar el recipiente con zumo de limón mezclado con agua y dejarlo reposar durante toda la noche, al día cuando esté perfectamente limpio puedes llenarlo con otro líquido.