Sales de baño caseras
Las sales de baño son uno de los elementos más frecuentes de muchos hogares, porque además de ayudarnos a disfrutar de un agradable y reconfortante baño, también aportan un bonito y elegante toque decorativo. Si quieres poner a prueba tus habilidades y realizar con tus propias manos unas sales de baño, te invito a que sigas leyendo el artículo de hoy donde te explicaré todo lo que necesitas saber para conseguir un buen resultado.

Para empezar deberás hacerte con los siguientes materiales: tarro de cristal; colorante; sales de Epsom y por último, perfume y aceites esenciales. Todos estos artículos los encontrarás en tiendas especializadas en el hogar y manualidades, así que no te preocupes, porque una vez que te pongas manos a la obra te darás cuenta de que se trata de una tarea mucho más sencilla de lo que en un primer momento imaginabas.

El primer paso será colocar en un tarro la cantidad de sales que quieras, después añadir el colorante, y por último mezclar bien hasta que las sales adquieran el color que deseas. A continuación deberás añadir el perfume y volver a mezclar todos estos ingredientes.

Para terminar, tan sólo tienes que extender la sal en papel de cera y dejar que se seque por completo durante varias horas. Aunque antes de utilizarlo es aconsejable asegurarse de que están bien secas, y para ello deberás esperar al menos dos semanas, que es el tiempo que las sales tardan en adquirir el color por completo.

Como te había prometido se trata de una manualidad muy sencilla y rápida de realizar. La excusa perfecta para disfrutar de una tarde en nuestro cálido hogar y resguardarse de las inclemencias climáticas, mientras pones a prueba tus habilidades y tu creatividad.