Soluciones para desastres de limpieza
Hay desastres de limpieza que no nos gusta pasar porque a veces no sabemos cómo debemos afrontarlos para solucionarlos. Pero si se piensa bien o se investigan las causas que ha originado ese desastre de limpieza, lo más probable es que puedas encontrar las soluciones adecuadas para poder arreglarlo y que todo vuelva a estar como antes.

Hoy quiero hablarte sobre dos soluciones para desastres de limpieza comunes y que muchas veces las personas no saben cómo afrontarlo dejando que las cosas se deterioren hasta que se vuelven inservibles. No es necesario llegar a estos extremos y a partir de hoy lo vas a descubrir. ¡Estarás preparado para tu próximo desastre de limpieza! Y es que nunca se sabe cuándo llegará.

Cubiertos de plata de color negro

Si tienes los cubiertos de plata de color negro tendrás que buscar la forma de volver a su estado original. primero deberás lavarlos con agua caliente para eliminar el polvo y después aplicar una solución especial para limpiar plata con una esponja húmeda. Deberás limpiar y frotar cada pieza de forma individual con movimientos hacia arriba y hacia abajo hasta que lo negro se haya marchado.

Soluciones para desastres de limpieza
Enjuaga con agua tibia y seca con un paño de algodón. Evita los productos químicos y el bicarbonato de sodio o la pasta de dientes, porque aunque tienen efectos inmediatos a largo plazo todo vuelve a lo mismo. Para darle mejor resultado es mejor almacenar los cubiertos limpios en un cajón envuelto en tela con azufre. Cuando la pieza esté empañada con el tinte amarillo limpia con una esponja húmeda y un par de gotas de jabón de platos, después enjuaga con agua tibia y seca la pieza con un paño de microfibra.

Manchas de agua en la puerta de la ducha

Las manchas de agua en la puerta de las mamparas de ducha son un desastre habitual de limpieza que no todo el mundo sabe cómo limpiar. Para arreglarlo tendrás que remojar algunas toallas de papel en vinagre blanco destilado y limpia las manchas con esto, después deja las toallas pegadas. Deja que el vinagre repose durante 15 minutos y después retira las toallas, enjuaga el área y seca bien.

Las manchas son causadas por la acumulación de minerales del agua dura y se puede evitar su aparición si cada vez que te duchas limpias con una toalla o una escobilla de goma las puertas de la ducha.