Sombrero infantil para Halloween
Si tenéis pensado celebrar la noche más terrorífica del año por todo lo alto y como la ocasión lo merece, es decir con una decoración al estilo de la Familia Addams, y un disfraz súper espeluznante, seguro que nuestro artículo de hoy te resulta de gran utilidad. En esta ocasión te invitamos a diseñar un gorro en forma de murciélago, perfecto para poner el broche final a tu estilismo más aterrador.

En pocos y sencillos pasos, y con unos cuantos y económicos materiales, podrás conseguir una manualidad totalmente personalizada. Para empezar tendrás que reunir los siguientes materiales: cartulina negra; grapadora; palillos; tijeras; palillos; rotuladores; y celo. Una vez que tengas todos estos artículos podrás ponerte manos a la obra con tu diseño. Antes de nada te recuerdo que puedes dejar que los pequeños de la casa participen, aportando sus ideas y sugerencias pero siempre supervisando su trabajo.

Sombrero infantil para Halloween
El primer paso será dibujar tu murciélago sobre la cartulina de color negro. Y si quieres que tu terrorífico animal sea más resistente puedes utilizar cartón, en lugar de cartulina. A continuación recorta la silueta del murciélago y corta también una cinta en forma de diadema, donde deberás colocar tu animal.

Asegúrate de que la cinta tiene el tamaño exacto para la cabeza de tu hijo antes de cortar. Y al igual que en el paso anterior, te recuerdo que puedes utilizar cartón para conseguir un gorro más resistente, porque todos sabemos lo inquietos que son los pequeños, que no pararán de jugar con el murciélago.

Para terminar, únicamente falta dibujar el rostro de tu terrorífica mascota. Además de unos espeluznantes ojos, deberás colocar dos palillos con manchas rojas que darán el toque final a tu manualidad. Cuando hayas terminado tu murciélago, pégalo con celo o con cola blanca a tu diadema, y habrás terminado la tarea de hoy.

Aunque otra opción también muy interesante y fácil, puede ser utilizar un viejo gorro de lana negra, al que tendrás que coser o pegar dos alas de murciélago, que puedes diseñar fácilmente con fieltro negro o con bien cartulina, lo que más cómodo te resulte. Pero asegúrate de que fijas bien las alas al gorro para evitar que se desmonte tu bonito y aterrador sombrero de Halloween. Incluso puedes hacer un antifaz con un cartón en forma de murciélago y colocar a ambos extremos una goma. Las posibilidades de esta manualidad son muchas y muy diferentes, así que no tengas miedo de poner a prueba tu imaginación.