Taladrar una superficie resbaladiza
Nuestros lectores más habituales seguro que se han atrevido a poner en práctica cualquiera de las muchas tareas de reparación y de restauración que explicamos a diario en nuestra publicación online, sin olvidar tampoco las manualidades infantiles que son una de las favoritas del público más joven.

En general son unas labores muy fáciles, rápidas y baratas de realizar con las que no necesitarás ser todo un experto para obtener unos buenos resultados, únicamente deberás tener algo de paciencia y un poco de tiempo libre, además de disponer de los materiales y los consejos adecuados. En el artículo de hoy te proporcionaré unos trucos muy eficaces y de gran utilidad cuando tengas que realizar alguna reparación o manualidad, porque siempre es importante estar muy bien preparados.

Por ejemplo, taladrar una superficie resbaladiza puede ser una labor complicada y peligrosa si no se hace correctamente. Para evitar daños y molestias innecesarias te aconsejo que tomes buena nota de los consejos que aparecen a continuación. Un truco consiste en marcar el lugar exacto que queremos taladrar y después hacer un pequeño orificio en la zona en cuestión. De esta forma comprobarás que colocar la herramienta y taladrar la superficie es mucho más fácil, que si aplicas directamente el taladro.

Aunque si te resulta más cómodo, puedes colocar cinta aislante o de tela en forma de cruz que te servirá de apoyo a la hora de colocar la herramienta, y así no se deslizará mientras están realizando la tarea, aunque eso sí, acuérdate de que marcas correctamente el lugar exacto para tu orificio. Para terminar sólo me falta recordarte que cuando tengas que manejar un taladro o cualquier instrumento de bricolaje, siempre deberás equiparte con las medidas de seguridad que consideres necesarias, como guantes y gafas protectoras.