Tapizar una butaca antigua
Recuperar esa vieja silla que creíamos perdida es mucho más fácil de lo que piensas. Para ello tan sólo debes coger lápiz y papel, y tomar buena nota de los consejos que te invitamos a descubrir a continuación.

Ya no tendrás que deshacerte de ese mueble antiguo, sino que podrás decorarlo como más te guste e incluso mejorar su aspecto del primer día. En pocos, sencillos y económicos pasos, podrás realizar una tarea muy divertida y creativa, con múltiples posibilidades decorativas, tantas, como lectores tiene nuestro artículo.

Los materiales que vas a necesitar son: butaca; retazos de tela; cintas de tela; puntilla; hilos; papel de embalar; y tela. Una vez que tengas todos estos artículos podrás comenzar por retirar la tela vieja y limpiar toda la superficie de posibles restos de suciedad y pegamento.

Toma las medidas de tu asiento y traslada esas dimensiones a la tela que utilizarás para tapizar tu mueble, dejando un margen de 2 centímetros por si te equivocas. Cuando hayas terminado deberás colocar la tela en su logar correcto y graparla el material a la silla, con una grapadora especial para este tipo de tareas.

Si quieres puedes colocar un relleno para conseguir que tu silla esté más blandita, sobre todo si la superficie es especialmente dura. Recuerda que cuando hayas terminado de grapar la tela al mueble, tendrás que recortar el exceso de tela o bien hacer un pequeño dobladillo para ocultar el sobrante.

Como ves se trata de una tarea muy sencilla, que te permitirá dar una nueva vida a ese mueble que creías perdido. Así que deja volar tu imaginación y pon en práctica todas las ideas creativas que pasen por tu cabeza, porque el único límite es tu creativa mente. Un reto para tus habilidades manuales, que será la primera de muchas futuras tareas.