Técnica de patinado en la madera
Continuando con nuestra interesante guía de consejos de bricolaje para restaurar viejos muebles y espacios de tu hogar, te invito a poner en práctica la técnica del patinado que consiste en dar un aspecto envejecido y gastado a cualquier objeto o mueble. El principal objetivo de esta manualidad es decorar cualquier rincón de la superficie de ese mueble, aumentando pequeños defectos de la madera como pueden ser por ejemplo los huecos, los relieves o las grietas que caracterizan a este determinado material, oscureciendo cada una de estas partes hasta conseguir el efecto deseado.

Antes de ponernos manos a la obra, deberás reunir los siguientes materiales: sellador base, algodón o un retazo de tela viejo, pintura para patina o betún de judea y un pincel. Recuerda que todos estos artículos los encontrarás en comercios especializados en tareas de bricolaje y hogar. Y cuando tengas todo lo necesario, el primer paso será aplicar un sellador para que la pintura se absorba más lentamente, y de esta forma podrás trabajar con ella sin ningún problema. Otra posibilidad es pintar ese determinado objeto con una pintura de base y dejar que seque por completo.

A continuación tienes que preparar la pintura de patina con el color que más te guste, y para ello tienes que mezclar la pintura con un poco de óleo y una pequeña cantidad de tiza de color pulverizada hasta que encuentres el color que estás buscando. Después aplica la pintura en pequeñas zonas de la superficie del mueble y para poder conseguir el efecto deseado ayúdate del algodón o el trapo, pero siempre antes de que se seque la pintura.

En este sentido tendrás que marcar las grietas, los huecos y los relieves de la madera. Y para terminar, ten en cuenta que en función de la cantidad de pintura que se deposite en estos huecos, el efecto decorativo será totalmente diferente.