Técnica del estarcido
En buena parte de tareas decorativas nos encontramos con técnicas que no sabemos cómo realizar, a pesar de ser muy conocidas. Una de las más frecuentes es el estarcido, es decir, pintar utilizando unas plantillas previamente diseñadas.

Esta técnica es de las más sencillas, rápidas y baratas de poner en práctica. Ideal para aquellas personas aficionadas al bricolaje pero con poca experiencia y conocimientos. Para realizar el estarcido necesitaremos un pincel especial redondeado y con cerdas cortas e iguales, además de la pintura que más nos guste y la plantilla con el diseño que queramos.

Un truco para aplicar el pincel en cada uno de los espacios de la plantilla, que después darán forma a nuestro dibujo, consiste en retirar el exceso de pintura y dar unos suaves golpes secos con el pincel. Asimismo, debemos empezar nuestra tarea por los bordes del dibujo y después terminar en el centro de la plantilla.

Si queremos conseguir diferentes tipos de efectos, será aconsejable utilizar otros modelos de pinceles o artículos empleados en decoración y pintura, como es el caso por ejemplo de la esponja, que conseguirá diferentes tipos de texturas e impresiones. Una vez que hayas terminado tu dibujo, tendrás que retirar la plantilla con gran cuidado para evitar que tu bonita decoración se estropee.

Para ello lo mejor es esperar a que la pintura se haya secado por completo y después levantar la plantilla muy despacio, para no emborronar el dibujo. Recuerda que una vez que hayas terminado tu decoración, no debes tirar tu plantilla. Límpiala y podrás reutilizarla en futuros diseños, pero asegúrate de que eliminas hasta el último resto de pintura, ya que en la próxima manualidad podrías confundirte.

A partir de ahora ya sabes en qué consiste la técnica del estarcido. Una tarea muy fácil, rápida, económica y divertida de realizar, con la que lograras excelentes resultados, sin tener que ser un gran experto.