Técnicas decorativas para cada superficie
A la hora de decorar nuestro hogar es fundamental tener en cuenta distintas cuestiones con el fin de conseguir el resultado más profesional posible. En este sentido debemos considerar algunos detalles como por ejemplo la superficie en cuestión que tenemos que trabajar, puesto que en función de un material u otro los requisitos serán diferentes.

La primera técnica es la pintura plana que puedes utilizar en techos, paredes y suelos, y supone una interesante manera de renovar el ambiente de tu hogar, además es la técnica más económica. Un ejemplo de utilización de este tipo de pintura es diseñar franjas en las paredes o figuras geométricas en el suelo.

Técnicas decorativas para cada superficie
Otra técnica es la pintura pátina, aquella empleada en paredes y muebles. Su función es básicamente ornamental, lo que quiere decir que debemos emplearla principalmente para resaltar relieves y formas, aunque también en superficies con texturas. No es una buena opción utilizar este tipo de pintura en los techos, ya que en lugar de renovar y actualizar la superficie lo que conseguiremos será un efecto viejo y anticuado.

El trapeado es una técnica utilizada en techos y paredes, que consiste en aplicar un color de pintura distinto al utilizado en la base con ayuda de un distintos objetos, pueden ser esponjas o retazos de tela, pero en cualquier caso el objetivo final será crear una superficie diferente cada vez. Mientras que en la técnica del estarcido tendremos que repetir figuras siguiendo un mismo modelo, y para ellos emplearemos sténcils o moldes.

Y para terminar tenemos el espatulado que es una técnica especialmente indicada para las paredes. Es tan sencillo como colocar enduido plástico con ayuda de unas espátulas, logrando así una textura especial, y según recomiendan los expertos es mejor destinar esta técnica tan solo para las paredes.