Tipo de plásticos y cómo trabajarlos
Todos los manitas y aficionados a las labores de bricolaje necesitamos conocer algunos detalles, fundamentales para que nuestras tareas domésticas resulten siempre satisfactorias, y así evitar disgustos innecesarios. Por eso como en artículos anteriores, te ofrezco una pequeña guía básica acerca de los materiales que más utilizamos en muchas tareas típicas de cualquier hogar.

Uno de estos materiales que a menudo podemos vernos obligados a trabajar es el plástico, presente en la gran mayoría de los ámbitos de nuestro hogar y en muchas tareas de bricolaje. Una buena parte de estos plásticos que utilizamos en nuestra vida diaria son termoplásticos, y un detalle que deberás tener en cuenta si tienes que manipular estas superficies es que la aplicación de calor provoca que se deformen, e incluso que lleguen a derretirse si las temperaturas son excesivas.

Este comportamiento es totalmente lo opuesto a los plásticos elastómeros que pueden llegar a expandirse hasta casi el doble de su longitud, y al soltarlos son capaces de recuperar su forma original. A la hora de trabajar con este tipo de materiales recuerda que si eres un aficionado, deberás actuar con especial protección. Es decir, si quieres perforar y serrar duroplásticos tendrás que enfriar el material y la herramienta, mientras que las láminas, el PVC blando y los tubos de plástico con un grosor entre 2 y 4 milímetros, pueden cortarse sin ningún tipo de problema con ayuda de una cizalla eléctrica.

Aunque si vas a cortar plexiglás tendrás que utilizar una máquina especial, y por su puesto protegerte con unas gafas y una mascarilla protectora. Tal vez algunos de estos materiales no tengas necesidad de utilizarlos, sin embargo es importante conocer algunos matices fundamentales para que la tarea resulte mucho más segura, rápida y cómoda.