Características de los adhesivos de contacto
Los adhesivos de contacto son uno de los materiales más utilizados en buena parte de las manualidades domésticas y de las reparaciones más básicas y sencillas de cualquier hogar. Además es un imprescindible en nuestra caja de herramientas, tanto de los aficionados al maravilloso y divertido mundo del bricolaje como de los expertos más avanzados en la materia.

Nunca sabemos en qué momento necesitaremos un adhesivo de estas características, así que más vale estar preparados y tener siempre uno en nuestro maletín de bricolaje. Existen una serie de características imprescindibles que necesitas saber, para poder utilizar con total confianza estos adhesivos.

Generalmente están fabricados con goma sintética, por lo que al entrar en contacto con las superficies que se quieren unir y ejerciendo una ligera presión en ambas partes, se produce una unión definitiva.

Los adhesivos de contacto se pueden aplicar en una o en las dos superficies que se van a unir, aunque antes de utilizar cualquier tipo de pegamento deberemos tener en cuenta las características de los materiales. Normalmente los adhesivos de contacto se utilizan para encolar superficies con características muy diferentes y heterogéneas, como pueden ser materiales porosos y blandos. Por citar varios ejemplos, el cuero y la goma o los plásticos.

Recuerda que a la hora de aplicar cualquier tipo de pegamento, una vez unidas ambas partes no pueden volver a separarse para colocarlas de nuevo mejor, puesto que la adherencia es instantánea. Así que antes de utilizarlo asegúrate, y haz las pruebas que sean necesarias.

No te olvides tampoco de seguir las instrucciones del fabricante al pie de la letra, y de que una vez abierto, debes conservarlo en un lugar cerrado y seco, lejos del calor y de la humedad, para que la próxima vez que quieras utilizarlo esté en perfectas condiciones.