Trucos para colocar suelos de plástico
Los suelos de plástico son una de las opciones de decoración más frecuentes para aquellos espacios del hogar que más se utilizan a diario, además se limpian muy fácilmente y están disponibles en una gran variedad de colores, formas y diseños.

Si has escogido este tipo de suelo y necesitas colocarlo, debes saber que esta tarea es mucho más fácil de lo que te imaginas, tan sólo tienes que poner en práctica los consejos que aparecen a continuación. Para empezar debes reunir unos cuantos y baratos materiales: pegamento, espátula, escuadra, trincheta o cutter, y por supuesto, el suelo de plástico que hayas escogido.

El primer paso será limpiar en profundidad toda la superficie en la que vas a colocar tu suelo, asegurándote de que está correctamente nivelado, sin ninguna marca o relieve que pueda interferir en tu tarea. Con el metro y la escuadra tendrás que localizar y marcar el centro de la habitación y la posición exacta de la primera baldosa que vas a colocar. Una vez que hayas realizado este paso, aplica el pegamento en el lugar que señalado y esparce el producto con la espátula dentada.

Coloca la primera baldosa y utilizándola como modelo, deberás ir colocando el resto de las piezas. Es muy importante comprobar que no hay ninguna burbuja ni espacio entre una baldosa y otra, y si lo hay soluciona el problema antes de que el pegamento se seque. Cuando tengas que colocar las piezas de la pared, recuerda recortar la baldosa con la medida exacta y después utiliza esa pieza como modelo para las siguientes.

Con estos sencillos y rápidos trucos podrás colocar tu suelo de plástico con tus propias manos y sin necesidad de recurrir a ningún profesional, aunque te recomiendo que cuando compres el suelo adquieras de más, por si necesitas solucionar alguna pequeña equivocación.