Trucos para evitar la suciedad en el papel pintado
Limpiar la suciedad de las paredes pintadas puede ser tan fácil como pasar una bayeta con algún detergente común, no muy agresivo. El problema surge cuando queremos limpiar las paredes que están empapeladas.

En estos casos, lo ideal es pasar un trapo o esponja húmedo sobre la zona que queremos limpiar. Aunque en tiendas especializadas encontrarás productos de limpieza especiales para este tipo de superficies. Sin embargo, el mejor consejo que podemos darte es evitar que nuestro papel se ensucie. Ya sé que no es fácil de conseguir, y por eso en nuestro artículo de hoy te invitamos a conocer algunos sencillos trucos que te pueden resultar de gran utilidad. No pierdas detalle.

Frisos para proteger

Trucos para evitar la suciedad en el papel pintado
Una de las partes más problemáticas de las paredes suele ser la parte inferior, que es la que más se ensucia. Por eso desde Bricomanias te recomendamos colocar frisos de madera que protejan esta parte de tu pared. Con unos 15 centímetros de altura será suficiente.

Una bayeta y agua

Ten en cuenta que existen diferentes tipos de papel pintado, aunque en general los que más se emplean son los papeles vinílicos. Al estar formados por una capa plástica sobre una base de papel, nos permiten utilizar esponjas o bayetas humedecidas en agua. Además, resisten bastante bien los rayos de sol, conservando sus colores.

Trucos para evitar la suciedad en el papel pintado
En tu tienda de bricolaje habitual encontrarás también los papeles vinilizados que, como su propio nombre sugiere, tienen un tratamiento de barniz. Sin embargo, no tienen la calidad de este material, así que no limpies tu papel tal y como harías con el barniz. Al ser más delicados que los papeles vinílicos, conviene utilizarlos en lugares de poco tránsito.

Por último, no te olvides de pasar regularmente una bayeta con la que eliminar el polvo acumulado en tu pared, para mantenerla durante más tiempo en perfecto estado.