Trucos para pintar con pistola
Una de las tareas favoritas de cualquier aficionado al bricolaje es pintar. Una labor muy fácil que requiere una pequeña guía de trucos que nos faciliten la labor, sobre todo cuando trabajamos con pistola. Para ayudarte te invito a que continúes leyendo el artículo de hoy y pongas en práctica los consejos que aparecen a continuación, con los que seguro que consigues unos resultados profesionales.

Antes de utilizar la pistola tienes que realizar una pequeña prueba en una superficie que no te importe estropear con el fin de evitar errores. Asimismo, es fundamental limpiar la pared en cuestión y eliminar todos los restos de suciedad que puedan estropear nuestra tarea, y por supuesto no olvides ventilar la estancia.

Otro consejo muy importante es proteger todos los muebles y objetos que no queremos que se ensucien mientras pintamos la habitación, ya que la pistola es un poco más difícil de controlar que el rodillo o la brocha. Tampoco puedes olvidarte de limpiar correctamente la pistola para evitar obstrucciones, asegurándote de que la boquilla está en perfectas condiciones para empezar a ser utilizada.

A la hora de usar la pistola, tendrás que colocarla a unos 25 centímetros de la superficie que queremos decorar. Sujeta la herramienta con firmeza, rociando primero en posición vertical y después en horizontal. Un consejo muy importante que algunas personas olvidan es esperar el tiempo necesario antes de aplicar la segunda capa de pintura, para evitar que nuestra pared gotee, estropeando la decoración.

Para terminar sólo me falta recodarte que algunas pistolas están provistas de varias boquillas en función de la densidad de la pintura que vamos a utilizar, mientras que otras herramientas también tienen la posibilidad de añadir accesorios, como por ejemplo un alargador para el techo. Así que si te prestan la pistola de pintura no olvides asegurarte que viene con el kit completo.