Trucos para rellenar huecos con yeso
Seguro que en más de una ocasión has tenido que arreglar un rincón de tu hogar antes de que algún miembro de tu familia te descubra in fraganti, y has necesitado algunos trucos o consejos que faciliten en gran medida tu tarea. Por eso y como viene siendo habitual en nuestra publicación te invito a que sigas leyendo el artículo de hoy, que te será de gran utilidad en muchas reparaciones domésticas. En este sentido el yeso suele ser uno de nuestros grandes aliados cuando tratamos de reparar cualquier tipo de elemento de nuestra pared como cuadros, espejos, repisas o soportes.

Disimular ese agujero que tanto llama la atención en nuestra bonita y blanca pared en muy sencillo, de hecho es una de las tareas más fáciles del hogar, ya que no necesitas tener unos amplios conocimientos en la materia, como tampoco serán imprescindibles demasiados materiales o herramientas de bricolaje, únicamente tendrás que conseguir un poco de yeso o enduido.

El primer paso será realizar un pequeño corte en un borde del envase y presionar el yeso, como si de una manga de repostería se tratara, hasta rellenar por completo el hueco de tu pared. Una vez que el agujero esté totalmente cubierto, deberás retirar el exceso de yeso con los dedos o con el objeto que te resulte más cómodo. Cuando el yeso se haya secado por completo, tendrás que asegurarte de que la superficie está lisa y uniforme, sin ningún tipo de relieve. Para terminar tendrás que pintar tu pared con el color adecuado para conseguir disimular tu pequeña tarea de reparación y que no contraste con el resto de tu decoración.