Trucos para retirar un taco de la pared
No sé si os habrá pasado alguna vez, encontraros con un taco en la pared mientras intentabais pintar o revestir cualquier espacio de vuestro hogar. Si os ha sucedido algo parecido, seguro que recordáis que sacar el taco no fue una tarea fácil, aunque como siempre, todo depende de las circunstancias y de las habilidades de cada persona. En cualquier caso, quiero facilitarte este tipo de tareas domésticas que puedes realizar sin problemas, tan sólo poniendo en práctica los consejos más adecuados.

Un truco rápido y fácil de poner en práctica consiste en recortar con ayuda de un cutter la parte del taco que sobresale, y si lo consideras necesario, puedes lijar la superficie de la pared para evitar relieves y formas que estropen tu decoración. A continuación deberás rellenar el agujero con un poco de yeso y así ocultar esta pequeña imperfección.

En la mayoría de los casos puede ser suficiente con este sencillo truco, aunque yo te aconsejo que lo retires definitivamente. Para conseguirlo no pienses que necesitarás las habilidades de MacGyver, ya que en pocos pasos te habrás deshecho del molesto taco. En este sentido lo mejor es recurrir a un sacacorchos, de esos con los que abrimos las botellas.

Se trata de una tarea que requiere algo de paciencia y maña, así que no te desesperes y trata de hacerlo poco a poco hasta conseguir retirar el taco por completo, eso sí, asegúrate de que el tamaño del sacacorchos es el más adecuado y encaja de manera correcta. Otra buena idea es utilizar un taladro, aunque también es cierto que puede ser un poco más peligrosa para aquellas personas que no están muy habituadas a este tipo de herramientas. Así que prueba con el sacacorchos, y si optas por el taladro toma las medidas de seguridad oportunas.